martes, 15 de marzo de 2011

De qué forma los padres pueden ayudar a los hijos en sus deberes escolares


Las discusiones por los deberes escolares son una de las fuentes más comunes de tensión entre padres e hijos. Parece ser que toda la ayuda que quiere dar los padres a sus hijos son rechazadas, y los hijos se quejan de que sus padres no tienen paciencia y por lo tanto nos les ayudan en nada. Aunque las tareas domésticas, profesionales, de todo el día, nos quiten las fuerzas, tenemos que encontrar ánimos para ayudar a nuestros hijos. Aquí tenéis algunas medidas para controlar las dificultades, y a la vez ayudar a sacar el mayor provecho posible a los deberes escolares de tu hijo.

Consejos sobre los deberes escolares de tu hijo

1- Es importante que los padres reconozcan el valor de los deberes y tengan paciencia para ayudar a sus hijos.

2- Los padres jamás deben quitar de sus hijos la responsabilidad por sus deberes.

3- Los padres no deben preguntar a sus hijos si tienen deberes de casa y tampoco ofrecer su ayuda sin que el niño la pida.

4- Ayuda a tu hijo a que disponga de materiales como papel, lápices y un diccionario, y pregúntale si necesitará de algo especial.

5- Establezca un tiempo fijo cada día para los deberes. Y oriéntale acerca de cómo él puede aprovechar mejor el tiempo, para evitar que tu hijo deje la tarea hasta la última hora antes de acostarse.

6- Demuestra lo importante que es cumplir con los deberes, pero de una forma positiva.

7- Cuando tu hijo esté haciendo los deberes, busque alguna tarea para ti también. Él sentirá que también está contribuyendo para alguna cosa.

8- Cuando tu hijo pide ayuda, oriéntelo, pero no le dé la respuesta. Si le das todo hecho, él aprenderá que cuando tenga una dificultad serás tu la que solucione por él.

9- Cuando los deberes piden alguna participación de los padres, demuestre interés en colaborar.

10- Mantenga, siempre que pueda, un contacto con el maestro de tu hijo. Así podrás acompañar las tareas y las reglas de estudios de una mejor forma con tu hijo.

11- Determina con tu hijo cuáles son las tareas difíciles y las fáciles. Oriéntale para que haga primero las más difíciles, reservando las más fáciles para cuando él esté más cansado.

12- Si notas que tu hijo está cansado, propóngale un descanso de diez minutos. Eso le estimulará a volver con más concentración a los deberes.

13- Premia a tu hijo por su esfuerzo, dedicación, y por el cumplimiento de sus deberes semanales, con un evento especial, los fines de semana. Por ejemplo, con una sesión de cine, un paseo, una pizza, o una excursión al zoo, a un museo, etc.

14- Busca siempre lo positivo y evita las críticas a tu hijo. Si el niño se siente frustrado e incapaz, su dificultad aumentará y perderá el interés de superarse. Los deberes se convertirán en una pesadilla.

15- Si tu hijo te pide que revise sus deberes, hágalo. Es una forma sencilla de demostrar que estás interesado en saber cómo marchan las cosas. Pero revisa que el trabajo esté completo, no que esté correcto. No corrija los deberes de tu hijo.

Fuente: http://www.guiainfantil.com/educacion/deberes/ayuda_padres.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada